Alerta epidemiológica por virus del Oeste del Nilo

En agosto se reportaron 552 casos y 21 defunciones; misma razón que llevó a decretar el estado de emergencia sanitaria secundario a una epidemia de infecciones por VON.

En agosto se reportaron 552 casos y 21 defunciones; misma razón que llevó a decretar el estado de emergencia sanitaria secundario a una epidemia de infecciones por VON.

El Centro Universitario de Ciencias de la Salud a través del Departamento de Microbiología y Patología, informa a toda la comunidad universitaria acerca de la preocupación compartida con la Secretaria de Salud ya que a través del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE) se ha informado del incremento sorpresivo de casos reportados por Virus del Oeste del Nilo (VON) en  el vecino estado de Texas, estado colindante con nuestra frontera norte  y destino muy visitado por nuestros compatriotas.
A fines del mes de agosto se reportaron 552 casos y 21 defunciones; misma razón que llevó a decretar el estado de emergencia sanitaria secundario a una epidemia de infecciones por VON.
Este virus pertenece a la misma familia a la cual pertenece el virus del Dengue: Flaviviridae, y  es una transmitida por mosquitos del género Culex.
El ciclo de transmisión de este virus incluye algunas especies de mosquitos y varias especies de aves. El ciclo inicia cuando un mosquito se infecta al picar a un ave que previamente estaba infectada. Después de 10 a 14 días el mosquito puede transmitir  el virus a otra ave, mamíferos principalmente caballos y esporádicamente al ser humano.  Una particularidad de este virus y su vector es la incapacidad para transmitirse de un ser humano a otro a través de la picadura del mosquito Culex. Se han documentado otras vías de trasmisión del virus de humano a humano sin que intervenga el mosquito como vector, las cuales son: trasplantes, trasfusiones, leche materna, vía placentaria, así como también por exposición laboral (laboratorios).
Se sospecha que las aves migratorias son los principales hospederos inductores del virus, pues los brotes en las regiones templadas ocurren en general durante el fin del verano, y principios del otoño, coincidiendo con la llegada de grandes grupos de aves migratorias, al territorio de los Estados Unidos provenientes de Canadá. Posteriormente, diferentes especies de aves provenientes de territorio estadounidense migran a nuestro país en temporada invernal, lo que hace suponer que nuestro país está en riesgo potencial  de presentar casos por esta epidemia, ya que en México existen especies de mosquitos del género Culex.
En estos momentos, no hay casos comprobados en individuos, solamente el VON se ha detectado en animales, según reportes federales de salud. Los últimos casos que se encontraron fueron en 2007 en la zona de Tamaulipas, pero fueron casos esporádicos. Pero sí se ha encontrado en aves migratorias"
La infección por VON puede ser asintomática, o caracterizarse por fiebre, cefalea, mialgias y artralgias, náusea y vómito, erupción cutánea y malestar general. Pudiendo llegar a presentar graves consecuencias hasta en el 20% de los casos.
Los casos más graves como la meningoencefalitis se presentan en 1 de cada 150 personas, presentando: fiebre alta, rigidez de cuello, aletargamiento, confusión-desorientación, temblores, convulsiones, debilidad muscular, pérdida de la visión, parálisis y ocasionalmente la muerte. Estos síntomas pueden durar varias semanas y los efectos neurológicos llegar a ser permanentes. El mayor índice de casos se encuentra entre los 25 y 44 años, sin embargo los mayores de 50 años tienen mayor riesgo de enfermar de manera grave.
Medidas preventivas para tomar en cuenta:
Evite  ser picado por mosquitos
Se recomienda el uso de pantalón, manga larga y repelente contra mosquitos
Tenga especial cuidado en las horas del amanecer y anochecer
Si requiere realizar un viaje a los Estados Unidos, de no ser indispensable el viaje considere posponerlo hasta que la situación se haya estabilizado; de lo contrario estar atentos a los signos y síntomas descritos, durante el viaje y hasta dos semanas después de haber regresado a México.
En caso de presentar signos y síntomas, acuda de inmediato a recibir atención médica.
Texto: Departamento de Microbiología y Patología