Alerta de cólera en México

Advierten sobre la alerta de emitida por el  gobierno federal a través del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE)

Advierten sobre la alerta de emitida por el  gobierno federal a través del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE)

 
El Centro Universitario de Ciencias de la Salud y el Departamento de Microbiología y Patología de la Universidad de Guadalajara preocupados y ocupados siempre en llevar información veraz y oportuna a la comunidad jalisciense, advierten sobre la alerta de cólera emitida por el  gobierno federal a través del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE).
Basados en la noticias pronunciadas por el Ministerio de Salud Pública de Cuba señalando que luego de 130 años de no tener casos registrados en la isla de esta enfermedad,  han sido confirmados 53 casos de Vibrio cholerae, incluidas tres defunciones. Aún se tiene pendiente la serotipificación.
A diferencia de otras enfermedades bacterianas, el cólera es causado por una toxina producida por Vibrio cholerae serotipos O1 y O139. La ultima pandemia, fue causada por el serotipo O1, se inició en Asia en 1961 y se extendió África, Europa y Oceanía en los años 1970 y 1980; en 1991, la cepa de la pandemia se extendió a Perú y, posteriormente, causó la enfermedad en la mayoría de los países de Centro y Sudamérica, así como en los Estados Unidos y Canadá.
El promedio de inicio del cuadro clínico es de 2 a 3 días después de la ingestión de alimento contaminado, con la aparición súbita de diarrea acuosa y vómitos. Las  heces se muestran incoloras e inodoras, libres de proteínas y salpicadas de moco (heces en “agua de arroz”). La pérdida de electrolitos puede conducir a la deshidratación, calambres musculares dolorosos, acidosis metabólica, hipopotasemia y shock hipovolémico, con arritmia cardiaca e insuficiencia renal. La tasa de mortalidad es del 60% en pacientes no tratados pero menos del 1% en pacientes que reciben tratamiento.
El cólera es endémico en el Golfo de México, por lo tanto, es común que se produzcan brotes en los países que se encuentran en esta región y en personas que viajan a países con un activo brote de cólera. De ahí la importancia de conocer con anticipación que hacer para evitar la propagación.
Como medidas preventivas contra el cólera, es fundamental mejorar la higiene para poder controlar el brote de la enfermedad. Adecuada cocción de los mariscos, de allí la importancia de asegurarse que estos estén bien cocidos (evitar a toda costa su consumo crudos o solo cocidos con limón). Las personas infectadas constituyen una fuente importante de nuevas infecciones, se debe evitar que las heces se mezclen en el drenaje y reciban el tratamiento adecuado. Para lograr un control eficaz de la enfermedad; se recomienda un manejo adecuado de las aguas residuales, el uso de sistemas de purificación para eliminar la contaminación del suministro del agua, consumo solo de agua clorificada y debidamente embotellada y la aplicación de medidas adecuadas para evitar la contaminación de los alimentos. Pero principalmente, acudir al médico ante la mínima sospecha de que se padece la enfermedad, ya que de no recibir el tratamiento adecuado, las posibilidades de fallecer son muy altas. 
El tratamiento principal consiste en la reposición de líquidos y electrolitos perdidos por la diarrea antes de la consiguiente pérdida masiva de líquidos que conduce a un shock hipovolémico. El uso de antibióticos reduce el número de bacterias productoras de la toxina colérica y por lo tanto la duración de la diarrea.
Texto: Dra. Gabriela Carrillo, Jefa del Departamento de Microbiología y Patología / Foto: Archivo CUCS