La toma de decisiones en la fase de reactivación económica debe hacerse con criterios regionales y no solo estatales: Sala de Situación en Salud ante la Pandemia por COVID-19

Presentan especialistas el estudio de la Situación Geoepidemiológica del COVID-19 al 29 de Junio de 2020

Las decisiones en materia económica y la reapertura de giros productivos, comerciales y recreativos deben reconocer el comportamiento regional de la pandemia, consideran expertos en Geografía de la Salud de la Sala Situacional en Salud ante la Pandemia por COVID-19 del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), al presentar el análisis de la Situación Geoepidemiológica del COVID-19 en Jalisco, mismo que toma en cuenta las regiones en que se divide el estado, así como su relación con los estados circunvecinos y la influencia que pueden tener las vías de comunicación terrestres.

En este trabajo, los investigadores Dr. Igor Ramos Herrera y Dr. Miguel González Castañeda  presentan un análisis de la expansión espacio-temporal de la pandemia y su impacto en algunas regiones del estado, en el que se compara la incidencia de contagios por cabeceras municipales y regiones al interior de la entidad.

“Se deben focalizar las decisiones para la reapertura económica con un enfoque multiescalar, es decir, con una visión regional, municipal y por localidad de manera simultanea”, sentenció el geógrafo en Salud integrante de la Sala Situacional, Dr. Miguel González Castañeda, quien además es profesor investigador del Departamento de Geografía del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

De esa manera, destaca en primer lugar por el número de casos absolutos (confirmados, activos y decesos) por COVID-19 al 29 de julio, la Región Centro de la entidad con 4,709 casos confirmados, 744 casos activos y 491 decesos, la cual incluye los municipios del área metropolitana de Guadalajara, a excepción de Ixtlahuacán de los Membrillos que se mantiene como una localidad libre de la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2 (Coronavirus).

En segundo sitio se ubica la Región Costa Sierra Occidental que encabeza Puerto Vallarta con 537, 38 y 56 casos, respectivamente y cuya área metropolitana interestatal la comparte con Bahía de Banderas, Nayarit.

El tercer lugar de la lista de regiones con más casos de COVID-19 en Jalisco lo ocupa la Región Ciénega, llamando la atención de los geógrafos en salud, debido a que las cifras que acumula la región la sitúan en un posición de alto riesgo, con 264, 22 y 24 casos, respectivamente.

“En regiones como ésta se pueden esperar más casos debido a la conectividad carretera que tiene con el Área Metropolitana de Guadalajara, misma que se encuentra en la parte media de un arco carretero que se forma desde el centro del país, conectando entidades como Ciudad de México, Querétaro, Michoacán y Guanajuato y se dirige hacia el norte, conectando a Sinaloa, Sonora y Baja Callifornia. Todos ellos, son estados que se han venido destacando por presentar un número de casos muy por encima de los reportados en Jalisco” (véase mapa de carreteras y localidades afectadas), destacó el también coordinador de la Sala Situacional en Salud, Dr. Igor Ramos Herrera.

Esto hace necesario, dijo, que las medidas sanitarias sean más estrictas, sobre todo en la Región Cíenega que se encuentra dentro de dicho arco carretero, coincidieron ambos investigadores.

Los investigadores coincidieron en señalar que la conformación geográfica, la conectividad carretera, la vocación económica, los atractivos turísticos y religiosos, el desarrollo industrial y la densidad poblacional entre otras variables de cada una de las 12 regiones geopolíticas de Jalisco, por sí mismas intervienen para que se manifieste determinada casuística por COVID-19, que hace que se encuentren diferencias entre ellas.

Es este sentido, los municipios de la Región Norte presentan la menor incidencia de casos de COVID-19 del estado, al sumar 49 confirmados, 10 activos y 5 defunciones -véase gráfico de casuística-. Sin embargo, estos números son similares a los de la Región Costa Sur, que suma 50 confirmados, 6 activos y 9 defunciones.

Haciendo un ejercicio de comparación entre ambas regiones, González Castañeda resaltó la “importancia de los pequeños números” ya que si bien ambas tienen una baja cantidad de casos confirmados, así como vías de comunicación de carácter local, bajo índice poblacional, comunidades dispersas y sus carreteras no conectan de manera directa con la Región Centro del estado, se diferencían por la velocidad con que están ocurriendo los contagios.

Mientras que en la Región Costa Sur se dieron 50 casos en el curso de los últimos cuatro meses, en la Región Norte la misma cifra se alcanzó en pocas semanas, “ello nos dice que en la Región Norte hay un incremento de casos a una velocidad tal, que debe llamar la atención de las autoridades sanitarias”.

Los especialistas también hicieron notar que las regiones de los Altos Norte y Altos Sur, presentan más casos debido en gran parte a la colindancia interestatal con entidades o cabeceras municipales donde se reportan cifras elevadas de casos positivos. Por ejemplo, las ciudades de León, Guanajuato y la Zona Metropolitana de Aguascalientes, colindan con varios municipios de las dos regiones alteñas, con quienes mantienen un importante intercambio socioeconómico, lo que sugiere un riesgo constante para esa área de Jalisco.

Respecto a las Regiones Costa Sierra Occidental, al norte del estado y Costa Sur, al sur del estado, en las poblaciones comunicadas por la carretera “Costera” hacia o desde Manzanillo, “todavía no hay tantos casos”, pero advirtió que esa realidad puede cambiar si se permite en este momento la reapertura de playas, lo que no es nada recomendable, advirtió González Castañeda.

Por lo anterior, ambos expertos de la Sala Situacional en Salud coinciden en recomendar que la reapertura económica (empresas, negocios y comercios), debe hacerse con una visión regional para incrementar en ciertas zonas el control sanitario, así como filtros que reduzcan la movilidad de la población, mientras que en otras se debe llevar a cabo la apertura conforme se presente el comportamiento de la pandemia, ya que de hacerlo de manera homogénea en todo el Estado pone en riesgo innecesario a poblaciones enteras, donde las condiciones no son favorables epidemiologicamente hablando.

Por ello, “la toma de decisiones debe ser más bien regional  y no solo estatal. Así como hemos mencionado antes que Jalisco no es una isla, debemos considerar que el estado es tan grande como algunos paises, por ejemplo Austria, por lo que deben trabajarse las dediciones de manera regional”, sentenció González Castañeda.

Como ejemplo, citó que por en este momento no sería prudente la reapertura de parques y áreas recreativas para la Región Centro del Estado, sin embargo esto sí podría aplicar para aquellas regiones y municipios que mantienen un bajo índice de casos, cuidando el cumplimiento de las medidas sanitarias generales. Y por el contrario, sí se deben seguir ajustando las medidas y los controles en regiones, municipios y localidades con mayor número de casos activos y mayor demanda hospitalaria, evitando allí la relajación de la población.

Los especialistas en Geografía de la Salud resaltaron en un mapa, los municipios de Jalisco que permanecen “libres de Coronavirus”, siendo la Región Sierra de Amula la que más municipios tiene sin casos positivos, como son Mixtlán, Ejutla, Juchitlán y Atengo, que al 1 de Julio aun forman parte de la élite de 23 municipios de Jalisco en esta categoría. Se trata de municipios aislados, sin grandes atractivos turísticos, religiosos o industriales, viven principalmente de la producción agrícola de subsistencia y sus vías carreteras son de tipo perpendicular, es decir, no tienen carreteras directas que los conecten con la Región Centro de la entidad. Estas condiciones por ahora los favorecen para ubicarse en esta categoría.

Los especialistas hicieron énfasis en el Mapa de Casos Confirmados por COVID-19 al 29 de Junio de 2020 por Cabeceras Municipales al que le llamaron “oro molido” para la toma de decisiones tanto para las autoridades gubernamentales, sanitarías y aún para las autoridades universitarias. Este mapa les podría orientar para decidir por ejemplo, en qué región de la Red Universitaria abrir un nuevo centro de diagnóstico COVID-19 o decidir en qué regiones de la Red Universitaria reaperturar el ciclo escolar con clases presenciales o en modalidad mixta. Y a las autoridades gubernamentales les puede orientar sobre en dónde reabrir actividades esenciales, como la turística.

A t e n t a m e n t e

“Piensa y Trabaja”

“Año de la Transición Energética en la Universidad de Guadalajara”

Guadalajara, Jal, a 1 de julio de 2020

 

Texto: Nelda Judith Anzar