“Hambre cero CUCS” es el lema que adopta Ciencias de la Salud en el marco del Día Mundial de la Alimentación

Se invita a los estudiantes de Nutrición a comprometerse con la sustentabilidad

Con el lema “Hambre Cero CUCS” se conmemoró el Día Mundial de la Alimentación en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) que la Licenciatura en Nutrición festejó con una exposición, degustación y conferencias.

La inauguración del evento, corrió a cargo de la coordinadora de Investigación, Dra. Barbara Vizmanos Lamotte quien acudió en representación del rector del CUCS, Dr. Jaime F. Andrade Villanueva e hizo un llamado a la reflexión para no desperdiciar la comida y para producir alimentos de manera sustentable.

Al indicar que este llamado es permanente y no sólo para esta conmemoración, la coordinadora de Investigación invitó a los estudiantes de la Licenciatura en Nutrición a incursionar en la elaboración de platillos amigables con el ambiente ya que así “es como dejamos huella”, señaló.

Vizmanos Lamotte expuso que la Nutrición es un área de “gran compromiso social”, toda vez que no sólo impacta en las dietas saludables que ingieren los individuos sino en la sustentabilidad, respetando el medio ambiente, siendo éticos en su producción y elaboración, apostando a que estos sean lo menos procesados posibles.

Así, fue inaugurada la Exposición por el Día Mundial de la Alimentación en la cancha multiusos de este núcleo universitario, misma que estuvo organizada conjuntamente entre la Licenciatura de Nutrición, la Coordinación de Extensión y la Unidad de Becas de la Coordinación de Servicios Académicos, toda vez que los estudiantes de intercambio fueron invitados de manera especial a participar.

Por su parte, la coordinadora de la Licenciatura en Nutrición, Mtra. Martha Betzaida Altamirano Martínez expuso que por instrucciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), el 16 de octubre de cada año se conmemora el Día Mundial de la Alimentación que este año lleva como lema “Hambre cero para 2030 es posible”.

En esta primera experiencia, participaron estudiantes de intercambio de Sonora y Chihuahua, quienes expusieron alimentos típicos de sus ciudades y ofrecieron degustación a los presentes.

De acuerdo a la FAO, la sociedad debe comprometerse con esta conmemoración a no tirar comida, a producir más con menos, a adoptar una dieta más saludable y sostenible y a defender el “hambre cero”.

En el programa académico, figuraron conferencias de alta relevancia como Food Service: el arte de la constante mejora; La responsabilidad de la industria de alimentos en la sustentabilidad; Alimentación sana y sustentable y Hambre Cero: los costos del desperdicio de comida.

Respecto a esta última conferencia impartida por la Mtra. Fabiola Lizete Morelos se lanzó una pregunta a los participantes del ciclo de conferencias que paralelamente tuvo lugar en el Auditorio Ramón Córdova ¿La alimentación es un derecho o un privilegio?

Los participantes coincidieron que de manera legal y humanitaria, la alimentación debería ser un derecho para todos, sin embargo por la situación económica que se vive actualmente, este derecho pasa a un privilegio, pues  estadísticamente se habla que la pobreza extrema cada vez aumenta más y provoca que la seguridad alimentaria se vea impactada a la baja, teniendo como consecuencia  que la alimentación sea un privilegio e incluso que las personas que puedan gozar de ello, ni siquiera tengan una alimentación adecuada y de calidad.

La ponente, expuso que el reto “Hambre Cero” surge en el 2012 por parte del secretario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), quien propuso visualizar un futuro en el que ningún individuo sufra hambre o inseguridad alimentaria. Lo que implica que todas las personas tengan acceso  a una alimentación y nutrición adecuada; Que la producción y los ingresos de los pequeños agricultores se duplique; Que todos los sistemas  alimentarios sean sostenibles y que el desperdicio y pérdida de alimentos se reduzca al mínimo.

Para lograr lo anterior, la especialista propuso comenzar cambiando hábitos desde casa como el consumir alimentos frescos, refrigerar o congelar los productos para que estos duren más, preparar salmueras (preparación de agua y sal en la que se conservan los alimentos) con excedentes de vegetales, aprovechar cada parte de los alimentos, consumir las frutas y las verduras más maduras y establecer un día para cocinar alimentos en casa.

A T E N T A M E N T E

“Piensa y Trabaja”

Guadalajara, Jalisco a 16 de Octubre de 2018

 

Texto: Nelda Judith Anzar

Fotografía: Fryda Villa Alejandre