Es empleada la técnica de meditación modificada “Autogenics” para afrontar la crisis del COVID-19

En el marco del Seminario Internacional de Salud participó uno de los precursores de la técnica, el español, Dr. José Luis González de Rivera

El profesor emérito de la Universidad Autónoma de Madrid y director del Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática en España, Dr. José Luis González de Rivera refirió que la técnica Autogenics no sólo es útil sino eficiente para enfrentar la crisis del COVID-19, puesto que se trata de una técnica de meditación occidentalizada, a diferencia de las técnicas orientales milenarias. Esta, dijo, nació hace apenas un siglo, por lo que se le considera joven.

El experto en Psiquiatría, refirió que en un reciente estudio realizado entre alumnos de esta técnica que recibían el curso on line debido a la pandemia, se pudo observar que ninguno enfermó de COVID-19, ni desarrolló cuadros de ansiedad durante el confinamiento.

Detalló que esta técnica surge en Alemania a finales del siglo XIX basada en un estado de conciencia espontánea llamada “reposo auto-hipnótico psicoprofiláctico” diseñada para personas que por exceso de trabajo sufrían estrés y cuya práctica constante de concentración pasiva les permitía resistir más y cansarse menos.

Expuso que al paso del tiempo, la técnica fue modificada para pasar al entrenamiento autógeno y ser enriquecida en la época contemporánea para crear el método terapéutico conocido como neutralización basado en técnicas de aceptación pasiva.

El especialista en el manejo del estrés, señaló que además de usarse fundamentalmente para el tratamiento de neurosis, ansiedad y estrés, la técnica hoy sirve también para favorecer el desarrollo humano y colaborar en la evolución de la enfermedad, ya que tiene un efecto neurofisiológico muy relevante.

Es en esta etapa del desarrollo de la técnica en la que se involucró el Dr. González de Rivera en 1971, se encargó de aportar a esta, un alto efecto en el auto-desarrollo de las personas.

Al señalar que esta técnica de Autogenics enriquecida, está siendo aplicada en el Centro de la Pandemia de Coronavirus en Europa, González de Rivera expuso los resultados de una  encuesta realizada a 89 pacientes con COVID-19 que practicaron la técnica de Autogenics, a quienes se les preguntó: “¿Cree que le ha ayudado a mantenerse saludable psíquicamente?”, la respuesta fue que el 69 por ciento señala que le ha ayudado de manera sobresaliente.

“El 69 por ciento saca notable alto y sobresaliente en lo bien que le ha ayudado psíquicamente para su estado de ánimo la técnica en medio de la pandemia, donde la gente está bastante estresada”.

Otra pregunta que exploró la encuesta es: “¿Cree que le ha ayudado a mantenerse saludable físicamente? Misma que está puntuada arriba de 8 en una escala de 10.

Además se indagó si la práctica de esta técnica les ha ayudado a entender mejor a los demás y la respuesta fue por encima de 9, por lo cual la terapia autógena también ayuda a la empatía.

Usando el paralelismo de un switch, dijo que con la terapia autogénica se aprende en un solo día a desactivar el botón del estrés y a encender el de la relajación “lo cual es lo mismo que decir que aprendemos a desactivar el sistema simpático o neurovegetativo y activar el sistema parasimpático… induciendo estado de calma fisiológicamente explicado”.

Tras seis meses de práctica, el experto en Psiquiatría señaló que la técnica da lugar al desarrollo de la creatividad, misma que se atribuye a la potenciación de la comunicación inter hemisférica entre la información verbal y experiencial de cada uno de los hemisferios que, al entrar en comunicación, dan lugar a la creatividad.

El tercer switch, apuntó, está relacionado con la empatía, lo que ocurre aproximadamente al año de practicar la técnica, atribuido a la activación de la ínsula.

Enfatizó en la importancia de la empatía objetiva, la aceptación dinámica, la tolerancia de la ansiedad, la apertura mental, la no gratificación emocional y la motivación creativa.

Tras explicar las coincidencias entre la emoción y los sentimientos, González de Rivera detalló los tres errores empáticos que deben evitar los terapeutas con sus pacientes, muy especialmente al no confundir el contagio con la concordancia emocional durante el proceso terapéutico “la terapia consiste en sentir el sentimiento del paciente y devolvérselo desintoxicado, con calma y amplitud”.

Refirió que el segundo error es la abducción emocional que aplica a la empatía que “utilizan” los psicópatas o las personas tóxicas para abusar de las personas que son empáticas con ellos.

Para evitar estos errores empáticos, el director del Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática en España, refirió el método de la “ecpatía”, utilizado en el tratamiento de pacientes con síntomas de identificación proyectiva (psicópatas o personas tóxicas).

La “ecpatía” dijo, es ponerse en el propio lugar, separar los mundos internos de cada uno y diferenciar los sentimientos propios y ajenos.

Y el tercer error es confundir la simpatía con la empatía terapéutica, que implica que el psicólogo acompañe al paciente en el sentimiento y contener o modular a su vez, el sentimiento ajeno.

“Empatía terapéutica es compartir el miedo del otro sin asustarse, su rabia sin enfadarse, su pena sin deprimirse”.

Para ello, recomendó al terapeuta tener la capacidad de mantenerse estable emocionalmente, aplicar el role playing, buena relación médico – paciente, atender a pacientes virtualmente y contar con nuero-entrenamiento.

 

A t e n t a m e n t e

“Piensa y Trabaja”

“Año de la Transición Energética de la Universidad de Guadalajara”

Guadalajara, Jal., 21 septiembre 2020

 

Texto: Nelda Judith Anzar

Fotografía: Cortesía