Egresados de CUCS y CUTonalá ganan la Presea Irene Robledo García

Fueron galardonados en Rectoría General de la Universidad de Guadalajara

Por su destacada labor durante la prestación de su servicio social, las y los egresados de la licenciatura en Nutrición María del Carmen Ruiz Zepeda y Nataly Sandoval Miramontes, así como Isaac Jauregui Cuenca, de ingeniería en Ciencias Computacionales y Brenda Elizabeth Valdivia Pacheco, de la carrera de Geriatría, todas y todos ellos del Centro Universitario de CUTonalá, más el pasante de la carrera de Medicina, Luis Ernesto Victorio Nuño, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), fueron galardonados con la Presea Irene Robledo García.

 
Durante una ceremonia realizada en el piso 9 del edificio de Rectoría General de la Universidad de Guadalajara, la maestra Marcela Hernández Aguayo, jefa de la Unidad de Servicio Social de esta Casa de Estudio, destacó que en la categoría de Salud Pública, Luis Ernesto Victorio prestó su servicio social en una comunidad del municipio de Zapotlanejo, con 475 habitantes. A esa población acudían personas desde rancherías cercanas para consultas médicas de primer contacto.
 
El joven médico se caracterizó por una práctica médica muy humana, con trato atento y de escucha al paciente, dijo.
 
En la categoría de Innovación y Tecnología, Isaac Cuenca Jáuregui se inspiró en el proyecto Juega CUCS, para replicarlo en CUTonalá, con el fin de promover el ocio creativo en los jardines y espacios de dicho núcleo universitario. Se trata de promover la participación de estudiantes, durante su tiempo libre en juegos de mesa que ayuden a fortalecer el pensamiento lógico matemático, a la psicomotricidad, la interacción y así promover que los alumnos se sientan identificados con el centro universitario.
 
En Promoción y Acción Social destacaron Nataly Sandoval Miramontes y Carmen Ruiz Zepeda, quienes impulsaron la estrategia de enseñar a comer a los niños a través de rallys educativos, juegos de lotería y actividades lúdicas para que los pequeños entendieran sobre buenos hábitos alimenticos.
 
En organización y procesos administrativos, Brenda Elizabeth Valdivia Pacheco destacó por su trabajo en el DIF de Tlajomulco, en el que atienden a una población de cien adultos mayores.
 
Ante la falta de actividades de organización en sus procesos, la prestadora  se dio cuenta que no había ningún tipo de control de los adultos de la tercera edad. Ella decidió hacer un archivo para documentar sus datos generales, y datos como estados de salud y gustos. Gracias a esto en el DIF se percataron de las habilidades, capacidades, y las necesidades para generar una oferta adecuada para esta población.
 
Los y las jóvenes galardonados se caracterizan por su espíritu de emprendimiento y su compromiso con la comunidad, resaltó Marcela Hernández Aguayo.
 
El premio les fue entregado por el maestro Gerardo Alberto Mejía Pérez, Coordinador General de Extensión de la UdeG, en representación del doctor Ricardo Villanueva Lomelí, Rector General de la Universidad de Guadalajara.
 
Mejía Pérez destacó que la presea Irene Robledo surgió en 2006 con el fin de reconocer a miembros de la comunidad universitaria y sociedad, quienes a través de acciones de impacto social han contribuido al desarrollo de una mejor calidad de vida de distintos grupos sociales.
 
En esta edición, la convocatoria se lanzó para los prestadores de servicio social de la Red Universitaria y escuelas de estudios incorporados, con el propósito de reivindicar el noble ejercicio que los alumnos prestan a la sociedad en diferentes ámbitos, detalló.
 
Irene Robledo García (1890- 1988) formó parte del grupo de intelectuales que en 1925 trabajaron por la refundación de la Universidad de Guadalajara (UdeG), en donde impartió cátedra por más de 64 años de manera ininterrumpida.
 
En 1953 fundó la Escuela de Trabajo Social de la UdeG, con el apoyo del entonces Rector el ingeniero Jorge Matute Remus; en 1972 recibió el título de Doctor Honoris causa por la máxima Casa de Estudio de Jalisco, en reconocimiento a su labor académica y humanitaria. En el año 2000 fue nombrada Benemérita en grado heroico por el Gobierno de Jalisco y fue autorizado el traslado de sus restos a la hoy Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, mismo que se realizó el 10 de octubre de ese año.
 
 
 
Atentamente
“Piensa y Trabaja”
Guadalajara, Jalisco, 17 de diciembre de 2019

 
 
Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Fernanda Velazquez