Crea la División de Disciplinas Básicas Seminario Permanente de Psicología de la Salud

La primera conferencia del seminario llevó el título: Innovaciones en la Clasificación de los Trastornos Mentales en la CIE 11

Con el objeto de lograr una mayor comprensión de las labores que desarrolla el psicólogo de la salud y su interacción interdisciplinaria para coadyuvar en la mejora de la calidad de vida de los pacientes, , la División de Disciplinas Básicas para la Salud, la Coordinación de la Maestría en Psicología de la Salud y el Departamento de Psicología Básica del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) organizaron el Seminario Permanente en Psicología de la Salud: Innovaciones en la Clasificación de los Trastornos Mentales en la Clasificación Internacional de Enfermedades 11ª Revisión (CIE 11) de la OMS y su vinculación con la Psicología de la Salud.

El secretario Académico del CUCS, Mtro. Rubén Alberto Bayardo González, en representación del Rector de este plantel, Dr. José Francisco Muñoz Valle, inauguró este seminario tras las palabras de bienvenida de la coordinadora de la Maestría en Psicología de la Salud, Mtra. Fabiola Macías Espinoza.

Por su parte, el director de la División de Disciplinas Básicas para la Salud, Dr. Eduardo Gómez Sánchez hizo énfasis en la trascendencia de este seminario para todos los profesionales de la salud mental.

La conferencia magistral corrió a cargo de la doctora en Psicología de la Salud, Dra. Rebeca Robles García quien expuso que, producto de su principal línea de investigación desde hace 10 años, cuenta con el aval de la Organización Mundial de la Salud en la actualización de la CIE 11, vinculada con la Psicología de la Salud.

Explicó que esta clasificación es una herramienta para obtener registros y estadísticas mundiales en materia de salud, lo que permite identificar las principales patologías mnentales para llevar a cabo una estrategia de atención adecuada y finalmente, facilitar el acceso a los servicios de salud de las comunidades.

La investigadora miembro del SNI, destacó que la finalidad de la actualización de  la clasificación de los trastornos mentales y del comportamiento humano, es hacerla más sencilla de usar en la práctica clínica, es decir que los profesionales de la salud mental puedan identificar rápidamente los problemas de salud en el paciente, para lograr una intervención más rápida.

En esta actualización, expuso, se agregaron algunas patologías que en la edición anterior no se consideraban en el ámbito de salud mental, como el estrés post-traumático complejo, que es de especial importancia en países que se encuentran en guerra o con altos índices de violencia como México y muchos más de Latinoamérica.

Señaló que también se agregó el diagnostico de adicción a los videojuegos en el apartado de trastornos por adicciones. Además de la eliminación de algunos diagnósticos considerados en antaño como enfermedades, tales como la condición transgénero, que en la actualidad se ha demostrado con evidencia científica que no cumple con los criterios para ser clasificada como enfermedad.

A su vez, Robles García indicó que se agruparon todos los grupos de edad, su presentación y sus criterios diagnósticos en una misma patología y sección, eliminando la división por grupos de edad de la edición anterior. También se agruparon todos los trastornos del mismo espectro en la misma sección, facilitando así su uso clínico.

Otro de los grandes cambios efectuados en esta actualización fue que se eliminaron los trastornos de la personalidad con los rígidos criterios diagnósticos que se usaban, debido a que a la mayoría de los pacientes no se les puede encasillar únicamente en un trastorno o diagnóstico, toda vez que un mismo paciente puede tener rasgos de múltiples trastornos.

Así, ahora cuando se identifica un trastorno de la personalidad, se puede clasificar como grave, moderado o leve, para posteriormente elegir los rasgos de personalidad predominantes y finalmente poder especificar si tiene remisión o mejoría.

“La importancia de esto radica en que los rasgos de la personalidad están estrechamente relacionados con la salud, ya sea porque sean más propensos al estrés, a la ansiedad, a la dificultad para la adherencia terapéutica, o al cuidado personal que estos implican”.

Para consultar la nueva clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 11), hacer clic en la siguiente liga: https://icd.who.int/es

A t e n t a m e n t e

“Piensa y Trabaja”

Guadalajara, Jal., a 28 de octubre de 2019

 

Texto: Natalia Barajas Morán y Nelda Judith Anzar

Foto: Fryda Villa Alejandre