Ciencias de la Salud prepara al personal médico en cuidados paliativos

Inauguran Primer Encuentro Universitario de Cuidados Paliativos

Los profesionales en la medicina, educados antes de 2001 en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), no cursaron la materia de Medicina Paliativa, que incluye el manejo del dolor, del duelo y los procesos de muerte. Por lo tanto, esta Casa de Estudio hace el esfuerzo de proporcionarles oportunidades para que sigan con su formación.

 

Ese es uno de los propósitos del Primer Encuentro Universitario de Cuidados Paliativos –inaugurado hoy en el Auditorio de Fisiopatología del CUCS–, afirmó el doctor Guillermo Aréchiga Ornelas, coordinador del Encuentro.

 

Los médicos que se prepararon a partir de 2001, en cambio, sí reciben instrucción en Medicina Paliativa y son preparados en los temas mencionados.

 

“Se han hecho modificaciones para preparar a los futuros médicos para que sepan, incluso, dar las malas noticias a pacientes y familiares. Hay también un taller en el que hacen representaciones para que los alumnos vivan las dificultades que pueden tener en la materia durante su vida profesional”, destacó.

 

Manifestó que los centros universitarios que incluyen la carrera de Medicina llevan el mismo plan de estudios. Y el énfasis que se ha dado en la medicina paliativa es un renacimiento de su base humanista, aseguró Aréchiga Ornelas, quien se manifestó en desacuerdo con la frialdad de algunos médicos al proporcionar malas noticias a los pacientes o familiares con respecto a una enfermedad.

 

Es un ´arte´ dar las malas noticias con tacto y respeto para los pacientes, dijo.

 

Denunció que todavía hay médicos que piensan que son dueños de los enfermos y tienen la creencia de que tienen el poder absoluto, cuando no es así. Mostró también su desacuerdo en el ocultamiento de información al paciente, con el fin aparente de protegerlo. Es una práctica que debe ser eliminada. El enfermo tiene derecho a estar informado sobre los riesgos de su padecimiento.

 

Indicó que “familiares y médicos han hecho una conspiración que yo llamo del silencio. Le dicen al enfermo que todo está bien, cuando en realidad tiene un tumor y le van a dar quimioterapia”, por ejemplo.

 

Mencionó que una de las reglas para dar malas noticias es preguntar al paciente si quiere saber la verdad, porque hay que tomarlo en cuenta y respetarlo.

 

Y no sólo el personal de salud debe estar enterado sobre la materia. “Queremos informar a la sociedad, pero para ello es necesario capacitar a médicos, trabajadoras sociales, psicólogos y capellanes de cualquier denominación religiosa”, agregó Aréchiga Ornelas.

 

Destacó, además, la importancia del manejo del dolor y de que haya medicamentos para controlarlo, porque a veces prevalece el desabasto. Hizo énfasis en la morfina para controlar el dolor de pacientes con cáncer avanzado. Sin embargo, en municipios como Cocula, La Barca, o Colotlán “no hay un solo miligramo”, enfatizó.

 

En el encuentro participan alrededor de 380 profesionales de la salud entre médicos, trabajadores sociales, enfermeras, profesionales en terapia física y rehabilitación, psicólogos y tanatólogos, entre otros.

 

La ceremonia de inauguración fue encabezada, entre otros, por el Director General de Hospitales y Regiones Sanitarias de la Secretaría de Salud Jalisco, doctor Armando Pimentel Palomera, y la Directora de la División de Disciplinas Clínicas del CUCS, doctora Ana Mercado González.

 

 

A t e n t a me n t e

"Piensa y Trabaja"

Guadalajara, Jalisco, 19 de julio de 2018

 

Texto: Martha Eva Loera

Fotografía: Abraham Aréchiga