Se Incrementa Suicidio en Menores de 15 años

No hay programas socioeducativos en escuelas ni familiares para detectar tendencias suicidas infantiles

No hay programas socioeducativos en escuelas ni familiares para detectar tendencias suicidas infantiles

El suicidio de menores de edad va en incremento en México. En menores de 15 años (de 5 a 14 años) figura entre las diez primeras causas de muerte. En 1993, en este rango de edad ocupaba el lugar número 20, pero en 2003 empieza a aparecer en el lugar número diez. En ello, Jalisco sigue un comportamiento conforme al nacional.
Lo anterior fue informado por Roque Quintanilla Montoya, profesor investigador del Departamento de Psicología Aplicada, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (Cucs).
En el año 2005 en Jalisco, en los menores de 18 años representó el 9 por ciento del total de suicidios. Para el 2011, el 16 por ciento. En personas de hasta 15 años, en 2005 representó el 3 por ciento y en 2011, el 7.5 por ciento.
Un niño de siete años es el caso de la persona más joven que se ha suicidado, eso ocurrió en el año 2010 y hay otro de ocho años en el 2006.
El académico de la máxima casa de estudios de Jalisco encabeza una investigación sobre suicidios en menores de edad que tiene como base la revisión de datos y casos registrados en el Servicio Médico Forense (Semefo). En total han revisado más de 60 casos.
Explicó que en los niños no existe el concepto de muerte como el adulto debe de tenerlo, es decir, como la finitud de las cuestiones vitales.
“Muchos niños deciden quitarse la vida sin realmente desear morir. En realidad lo que quieren es la solución a un problema. Usan la expresión ‘me quiero morir’, como una manera de decir ‘quiero desaparecer’ mientras el problema se resuelve. Si el chico no entiende el concepto de irreversibilidad piensa que puede morir y luego volver a vivir, como los superhéores”, dijo.
Sugirió que la cifra de suicidios en menores de edad, sobre todo en niños de siete u ocho años podría ser mayor, ya que es más fácil que su muerte quede registrada como producto de un accidente: “Aunque los casos revisados pertenecen a un sector socioeconómico bajo, eso no quiere decir que en las familias de niveles socioeconómicos altos no ocurran suicidios de menores. Quien tiene recursos económicos va a buscar que la causa de muerte registrada no sea por suicidio”.
El suicidio en niños casi siempre está asociado con un regaño o con un conflicto familiar. En pocos casos estaban tristes o sufría un duelo antes de tomar la decisión de quitarse la vida.
Sobre los métodos que utilizan, por lo general se trata de ahorcamiento o consumo de sustancias. A partir de los 17 años aparece en el caso de los varones el uso de armas de fuego.
Las causas tienen que ver con un tipo de personalidad que se va formando, en la cual no hay mucho apoyo para saber manejar emociones, sentimientos y problemáticas, es decir educación para la salud, información sobre hábitos y costumbres.
El suicidio es un problema que tiene que ser hablado y no escondido porque es muy estigmatizante para la familia el que alguien de sus miembros se suicide. Con frecuencia procuran callarlo. La familia no le da importancia, no se toman en serio el hecho de que alguien exprese que se quiere quitar la vida.
Hay ocasiones que los menores que toman la determinación de matarse tienen conductas homosexuales o lésbicas que les causan conflicto. “Creo que en ese sentido hay un aspecto muy importante que tiene que ser atendido y no hay programas psicoeducativos en la primaria y secundaria que orienten a los menores y por otro lado, alguien que oriente a la familia de cómo entender y manejar una problemática como la de tendencia suicida”, dijo Quintanilla.
Texto: Dirección General de Medios / Foto: Archivo CUCS