Otorgan presea “Irene Robledo” a lo mejor de la labor social

Destaca reconocimiento especial a José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, jefe del departamento de Clínicas de la Salud Mental

Destaca reconocimiento especial a José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, jefe del departamento de Clínicas de la Salud Mental

La Universidad de Guadalajara entregó la séptima Presea al Servicio Social “Irene Robledo García” a estudiantes, académicos y asociaciones civiles que se caracterizaron por sus proyectos y su labor a diversas comunidades y sectores vulnerables durante el último año.
 El premio en la categoría de trayectoria colectiva fue para la Fundación San Juan de Dios, A.C., mientras que en trayectoria social individual se premió a José Antonio Ramírez Ruiz Velasco, fundador de la Asociación Civil Principios de Vida.
 En la categoría de trascendencia e impacto social resultó ganador el programa “Peraj, adopta a un amigo”, enfocado a la promoción de la adopción de animales callejeros.
La Universidad Autónoma de Chiapas ganó el premio a instituciones a nivel nacional con el programa “Proyecto universitario de servicio social comunitario para municipios de bajo desarrollo”.
En la categoría estudiantil se otorgó la presea al programa de “Brigadas comunitarias multidisciplnarias de la costa de Caborca”, de la Universidad de Sonora, mientras que el premio a las Aportaciones Académicas fue para el programa “Letras para volar”, implementado por el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas de la UdeG.
 En esta edición se entregaron también dos reconocimientos especiales al maestro José de Jesús Gutiérrez Rodríguez, jefe del departamento de Clínicas de la Salud Mental de la UdeG por su impulso a desarrollo educativo y social de Jalisco; así como una distinción post mortem a monseñor Santiago Méndez Bravo, exrector de la Universidad del Valle de Atemajac.
 El Vicerrector ejecutivo, Miguel Ángel Navarro Navarro afirmó que en México el servicio social es una manera en que las Instituciones de Educación Superior se vinculen con la sociedad y permite participar en la solución de los problemas comunitarios.
 “El servicio social se identifica con un sentimiento noble, altruista y entregado, que es producto de nuestra idiosincrasia. Nuestro país es una de las naciones que marcan como obligatorio el servicio social, por ello la UdeG se ha dedicado a implementar esta estrategia, para la formación integral del estudiante mediante la práctica de sus habilidades adquiridas en su tránsito escolar”, dijo.
Lamentó que en esta era de cambios dinámicos las labores del servicio social se menosprecien y desvaloricen, en función de las actividades para la producción de riqueza material.
Por su parte la jefa de la Unidad de Servicio Social de la UdeG, Paola Solórzano afirmó que la presea se ha consolidado a nivel nacional “como una distinción trascendente de gran relevancia”, pues el servicio social es una labor que involucra a todos los actores de la comunidad.
Los ganadores recibieron una estatuilla creada para este premio. En anteriores ediciones se ha entregado la presea a personajes como el doctor Mario Rivas Souza y la periodista Rocío López Ruelas, así como a las universidades de Colima y de Coahuila; la asociación civil Canica y la Fundación Hospitales Civiles de Guadalajara.
Texto: Dirección General de Medios/Foto: Enrique del Moral Rodríguez