Universidades tienen que ser partícipes de la política pública, e indicar el rumbo de la educación superior

Continúa Foro Ursula, en el CUCS

Seguir impulsando la cultura científica en torno a la innovación y el emprendimiento social, que implica que sea prioritario para una empresa la satisfacción de las necesidades de la sociedad, es uno de los retos que se enfrentan en México en torno a la Responsabilidad Social Universiaria (RSU), afirmó la Coordinadora de Investigación y Posgrado, de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología estatal, doctora Rocío Calderón García.

 

Otro reto es la actualización de la Ley Federal de Educación para que armonice con el bienestar y desarrollo humanos.

 

La funcionaria participó en el panel “Panel políticas públicas de RSU”, en el tercer Foro Ursula de Responsabilidad Social Universitaria: “Políticas públicas e innovación social”, en el auditorio Dr. Roberto Mendiola Orta, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS).

 

Señaló que la responsabilidad social de las universidades conlleva, entre otros aspectos, el aprendizaje acorde con las realidades y contextos sociales, y resaltó la importancia del desarrollo de talentos para mejorar los niveles de bienestar y calidad de vida de la población de manera inclusiva.

 

El Director General del Observatorio Mexicano de Responsabilidad Social Universitaria  (Omersu), AC, maestro Juan de Dios Pérez Alayón, se pronunció porque la responsabilidad social esté incorporada en la dinámica educativa del próximo gobierno.

 

Las universidades tienen que ser partícipes de la política pública y demostrar, con argumentos, cómo debe ser el rumbo de la educación superior en México, dijo.

 

La Coordinadora General Académica de la UdeG, doctora Sonia Reynaga Obregón, quien moderó el panel, explicó que a partir de 2014, en las 34 universidades públicas estatales se trabaja en indicadores que den cuenta de la RSU ante un contexto de deterioro de valores entre alumnos, profesores y funcionarios, y frente a la fragmentación del compromiso social de las universidades públicas.

 

Estas instituciones tienen el compromiso, ante la Secretaría de Educación Pública, de tener un programa institucional de responsabilidad social para el año 2019. En ese sentido, la UdeG tiene proyectados cinco ejes de responsabilidad: Aprendizaje; Gestión; Producción de conocimiento; Participación social, y Sustentabilidad.

 

El foro –que finalizará este 31 de octubre, es organizado por la Unión de Responsabilidad Social Universitaria Latinoamericana (Ursula), a la que pertenece la UdeG–, está abierto a todas las instituciones y personas que deseen participar activamente en la discusión en torno al papel de la universidad en el contexto latinoamericano.

 

La RSU es antineoliberal

El doctor Francois Vallaeys, docente e investigador en Pacífico Business School, de la Universidad del Pacífico (Perú) y Presidente de Ursula, impartió la conferencia magistral “La RSU como modelo universitario latinoamericano”. Explicó que hay una corriente neoliberal que confunde la pertinencia académica con el sitio que ocupan las universidades en los rankings y clasificaciones internacionales.

 

Ante esta situación, hay académicos que piden un nuevo modelo de ser universidad en Latinoamérica, con responsabilidad social.

 

La RSU es un movimiento antineoliberal que abandona la idea de dejar las acciones universitarias de tipo asistencial fuera de las grandes líneas de investigación, de la curricula y de las mismas instituciones de educación superior; hace a un lado la actitud de “No se toca lo que se hace dentro y se atiende a algunos pobres por fuera”, afirmó Vallaeys.

 

La RSU trae como consecuencia que las universidades tengan una política más sensible con su territorio, y que sean más concientes de lo que provocan en éste. Además de que tendrán egresados que hagan investigación enfocada en la solución de problemas sociales o que sean generadores de empleos a través del emprendimiento social, alejado de la empresa del siglo XX que hacía dinero sin importar los impactos negativos.

 

RSU es un término que hace referencia a los impactos positivos, tanto sociales como medioambientales, derivados del quehacer de las universidades en los ámbitos formativo, de investigación y de la participación social, agregó.

 

Implica que la universidad emprenda y actúe en beneficio de la sociedad, ya sea a través de la investigación; cuidado de la ecología; la manera en que maneja sus desechos; el tipo de alimentación que da en sus comedores universitarios, entre otras áreas.

 

Es un compromiso de toda la comunidad universitaria, e incluye un autodiagnóstico crítico con herramientas de medición, en el que se mire cuál es el papel de la universidad y las consecuencias de sus impactos dentro de su territorio de desempeño.

 

El término fue creado en Chile en 2001, y en 2004 se empieza a universalizar el concepto. Entre los años 2006 y 2007 las universidades públicas latinoamericanas se enfocaron en el tema, lo cual reviste gran importancia por el papel que tienen estas instituciones en la agenda de las políticas públicas de educación superior.

 

 

Fotografías: Abraham Aréchiga

Por: Martha Eva Loera

 

A t e n t a me n t e

"Piensa y Trabaja"

Guadalajara, Jalisco, 30 de octubre de 2018