Odio de mexicanos a centroamericanos es como construir el muro de Trump en el Sur

Doctor Sergio Javier Villaseñor Bayardo hace llamado a tratar dignamente a los migrantes, en la ceremonia en que recibió un premio en la Universidad de Columbia

El muro de Trump empieza en el Sur. De eso está convencido el doctor Sergio Javier Villaseñor Bayardo, investigador de la Universidad de Guadalajara y quien recibió un galardón en la Universidad de Columbia; ceremonia en la que aprovechó para hacer un llamado a los Estados-nación a tratar dignamente a los migrantes y a los refugiados ante esta crisis humanitaria global, entre ellos, por supuesto, los centroamericanos.

 

Villaseñor Bayardo, investigador titular “C” del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) y adscrito al Servicio de Psiquiatría del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, se hizo acreedor al premio “Kam Bhui Academic Accomplishment Award”, el pasado 11 de octubre, dentro del quinto Congreso de la Asociación Mundial de Psiquiatría Cultural (WACP, por sus siglas en inglés), que tuvo lugar en las instalaciones de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York, del 10 al 13 de octubre del presente año.

 

“El muro empieza en el Sur. Estamos sometidos a las exigencias imperialistas tanto en la lucha contra el narcotráfico como en la violación a los derechos humanos de estas personas que vienen del Sur y transitan por México de manera dolorosa y angustiosa”, dijo en entrevista el investigador, quien cuenta con el Doctorado en Antropología Social y Etnología por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHESS), de París, Francia.

 

Desde el año 2015, en el WACP, del que fue Presidente, ha impulsado la Declaración de Puerto Vallarta, en el contexto del éxodo de sirios a Europa, y que se publicó en revistas de diversos países. En Nueva York el pasado 11 de octubre repitió el mismo llamado.

 

“La declaración se hizo entonces por el respeto a los derechos humanos, el buen trato a migrantes y refugiados políticos. Hicimos un llamado a las autoridades mundiales para ofrecerles, de entrada, alimentación y cuidados médicos generales, pero esta situación los hace proclives a presentar trastornos de ansiedad, episodios depresivos, sobre todo trastornos de estrés postraumático”, abundó Villaseñor Bayardo.

 

El especialista, que fue reconocido por sus publicaciones científicas en inglés, español, francés, ruso y chino, además de que ha sido baluarte de la etnopsiquiatría, afirmó que los migrantes también son susceptibles a diversos trastornos adaptativos que generan dificultad por tener que olvidarse de sus raíces de manera forzada, a fin de tener una culturización violenta; por eso es preciso brindarles atención psicológica, dijo.

 

Señaló que han querido “desfigurarlos” al presentarlos como delincuentes, a pesar de que es gente que quiere salir adelante y está escapando de vejaciones, violencia, persecución política, violaciones y ataques de la Mara Salvatrucha.

 

“Nadie deja su casa por gusto. Nadie deja su casa porque esté confortablemente instalado en ella, sino porque busca mejores oportunidades de educación, de trabajo, y estamos ofreciendo una mala cara en México”, reflexionó.

 

Villaseñor Bayardo, quien es autor de 20 libros, entre los que se cuenta Mesogenia: el odio al origen, explicó que no puede concebirse que un mexicano rechace a un centroamericano, ya que ambos surgen de la misma región geográfica: Mesoamérica.

 

“Son una serie de prejuicios e ideas que se han establecido sesgadas a partir de la mirada de quien tiene el poder y se cree el ombligo y el centro del mundo, los anglosajones, o tal vez estamos volviendo a la época de Hitler en que se desprecia a lo más cercano. Los conflictos más graves son entre quienes más se parecen. Judíos y palestinos son primos hermanos, tienen el mismo origen y se la pasan peleando. Así estamos en este mundo desigual. Falta mucha educación y esto es lo que hace la Universidad: Promover la educación”, subrayó.

 

 

A t e n t a me n t e

"Piensa y Trabaja"

Guadalajara, Jalisco, 26 de octubre de 2018

 

Texto: Julio Ríos

Fotografía:  Fernanda Velázquez | Cortesía