Hombres también deben de vacunarse contra el virus del papiloma humano para cuidar la salud de la mujer, advierte especialista

Imparten investigadores charla con motivo del Día Internacional del Hombre, que se celebra el 19 de noviembre

Tanto el hombre como la mujer deberían de vacunarse contra el virus del papiloma humano, afirmó el Jefe del Departamento de Ciencias Sociales, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), doctor Osmar Juan Matsui Santana, durante la charla “La responsabilidad reproductiva del hombre”, que impartió en la biblioteca de UDGVirtual (SUV).

 

Con motivo del Día Internacional del Hombre –que se celebra el 19 de noviembre–, el especialista en sexualidad señaló que en Australia se combate el cáncer de cérvix aplicando la vacuna también a los niños, y los casos han disminuido en diversas localidades de ese país.

 

Principalmente, se suele vacunar a las mujeres, pero lo ideal es que también se vacune a los varones antes de que tengan vida sexual, para que estén protegidos y no transmitan el virus a las mujeres.

 

El virus del papiloma humano suele alojarse también en el cuerpo del hombre. Éste puede estar infectado sin saberlo, ser portador y transmisor del virus a sus parejas sexuales.

 

El hombre tiene también responsabilidad en no transmitir otras infecciones sexuales a la mujer, y de corresponsabilizarse de que ésta no se embarace mediante el uso del condón.

 

Destacó que en la sociedad mexicana muchas veces la responsabilidad reproductiva se pasa por alto entre los hombres.

 

“A ella suele achacarse, por ejemplo, la responsabilidad de cuidarse para no tener hijos, cuando es asunto de la pareja”, dijo Matsui Santana.

 

Explicó que hay métodos anticonceptivos para el hombre y la mujer. En el primer caso, abarca el uso del condón y la vasectomía cuando en pareja se tomó la decisión de no tener más hijos de manera definitiva, y es una opción para evitar que la mujer tome pastillas y hormonas constantemente. Agregó que hay también condones femeninos.

 

Matsui Santana dijo que el término “macho” ha adquirido una connotación negativa entre los jóvenes universitarios, cuando en los años 90 no era mal visto.

 

“Una pregunta que hago en mis clases de sexualidad es ¿quiénes se consideran machos? En los 90 todavía muchos levantaban la mano, y he notado que de tres años a la fecha ninguno lo hace, porque el ser macho tiene un significado negativo”, declaró.

 

Eso indica un cambio en los jóvenes, y lo ideal es que éste se extienda a otros grupos que no están escolarizados, enfatizó Matsui Santana.

 

El estereotipo del hombre como proveedor y la mujer como la que obedece, se encarga de la casa y los niños, está basado en un modelo jerárquico en el que el padre ocupa la posición superior, le siguen la esposa y los hijos, agregó la profesora de Sexualidad Humana y Medicina Sexual del CUCS, doctora Laura Isabel Guillén Rico.

 

“Una muestra de ello es la costumbre que existe de rotular las invitaciones con el nombre del esposo, seguida con la palabra familia. Este modelo jerárquico viene de la antigua Roma, en el que había un derecho del hombre sobre la mujer”, subrayó.

 

 

A t e n t a me n t e

"Piensa y Trabaja"

Guadalajara, Jalisco, 15 de noviembre de 2018

 

Texto: Martha Eva Loera

Fotografía: Abraham Aréchiga