Esquizofrenia, la enfermedad mental más común entre los indigentes: Dra. Guadalupe Covarrubias

80 Por ciento de las personas en esta condición tienen trastornos psiquiátricos

La esquizofrenia, en todas su variantes, es el trastorno mental que presentan la mayoría de las personas que viven como indigentes en las calles de Guadalajara, en gran medida debido al abandono de sus familias a causa de su condición, afirmó la académica del Departamento de Clínicas de la Salud Mental, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la UdeG, doctora María Guadalupe Covarrubias de la Torre.

 

En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, la especialista afirmó que 80 por ciento de los indigentes tiene trastornos mentales a nivel psiquiátrico, que los mantiene con una situación de incapacidad, aunque se desconoce si estos problemas de salud mental se manifestaron antes o durante la situación de indigencia.

 

“La esquizofrenia, en todas sus variedades, habla del trastorno de personalidad más fuera de la realidad y hay muchas variaciones: desde delirios auditivos a visuales, y de olfativos a de gustos, y dentro de esta gama, muchas maneras de expresarse”, dijo Covarrubias de la Torre, a propósito del Día de la Salud Mental, que se celebra el 10 de octubre.

 

Aunque mucha gente podría asustarse con personas en esta condición, la realidad es que los indigentes que la sufren “no son peligrosos, porque no son sociópatas”, agregó la Coordinadora de la Clínica de Atención Psicológica Integral para el Bienestar, del CUCS.

 

“Hablan solos, no tienen habilidades para encontrar sus alimentos, esculcan en la basura, se meten a lugares sucios, buscan espacios en sitios insalubres y se va gestando una situación de rechazo en apariencia. Generalmente, el esquizofrénico no tiene un debate directo con otra persona, pues en su mente ya trae el delirio. Entre la gente hay, más que nada, un rechazo por sus condiciones higiénicas”, subrayó.

 

Covarrubias de la Torre distingue dos tipos de personas que viven en la calle: quienes padecen problemas psiquiátricos y personas de la tercera edad, algunos con la enfermedad de Alzheimer; aunque en ambos casos el abandono es el común denominador.

 

“Las personas indigentes con trastornos mentales suelen ser abandonas por su familia, que no puede atender sus problemáticas y ellos se salen de casa, se pueden extraviar o, en definitiva, ya no regresan. Los ancianos suelen no tener un trastorno mental, sino simplemente un abandono de la familia, porque ya no reditúan económicamente y es muy fácil el abandono en esas condiciones”, recalcó.

 

Explicó que es común ver a personas jóvenes vagando por las calles debido a que la esquizofrenia es una enfermedad que suele manifestarse desde la adolescencia, por lo que algunos padres no pueden controlar al hijo y éste se sale de casa o lo abandonan en una edad productiva.

 

La especialista consideró que las instituciones de desarrollo y asistencia social no se preocupan por este grupo de población, pues no hay un registro de cuántos son y la atención que se da es meramente asistencial, sobre todo en temporada de invierno, mas no de intervención.

 

“Si somos una sociedad que busca el bienestar de todos, debería de existir una atención a la salud mental, y empezaríamos por detectarlos, por contenerlos, por darles bienestar físico y hacer un proceso de investigación para saber quiénes son, pues no tienen una tarjeta que los identifique y no pueden decir con precisión quiénes son sus familiares. En ese sentido, es poco posible que puedan regresar a sus casas dadas sus condiciones. Tendría que haber investigaciones exhaustivas para conocer quiénes son y a dónde pertenecen”, advirtió Covarrubias de la Torre.

 

 

A t e n t a me n t e

"Piensa y Trabaja"

Guadalajara, Jalisco, 9 de octubre de 2018

 

Texto: Mariana González

Fotografía: Abraham Aréchiga | Fernanda Velázquez