El Enfoque Psicosocial aplica a víctimas de hechos violentos como la desaparición forzada

En la segunda edición del Seminario Martín Baró organizada por el Departamento de Psicología Aplicada se disertó sobre el “Apoyo psicosocial en la Desaparición Forzada de Personas”

El Enfoque Psicosocial para quienes hayan visto vulnerados sus derechos en casos de violencia como atentados, desaparición forzada, tortura, impunidad o guerra, es la metodología que explicó la licenciada en Psicología, por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Edith Escareño Granados ante estudiantes de la Licenciatura en Psicología del Centro Universitario de Ciencias de la Salud quienes se dieron cita a la segunda conferencia de este ciclo lectivo del Seminario Martín Baró bajo el nombre de “Apoyo Psicosocial y Desaparición Forzada”.

La también especialista en Terapia de Reencuentro por el Instituto de Terapia de Reencuentro, A.C. de España, quien cuenta con una amplia trayectoria en el activismo contra la tortura, la impunidad y los derechos humanos, expuso a los alumnos que la población mexicana tiene varias “fracturas” en su historia reciente: El Zapatismo, Ayotzinapa, Atenco y los sismos del 19 de septiembre de 2017.

En su disertación, Escareño Granados explicó que la metodología de Enfoque Psicosocial se fundamenta en procesos de Acompañamiento Psicosocial que consiste básicamente en estar con las víctimas colocándolas al centro de la atención. El acompañamiento puede ser personal, familiar o comunitario para restablecer a las víctimas en su integridad, identidad, dignidad y tejido social, así como en la reparación de los derechos vulnerados

“¿Qué es el acompañamiento social? Es estar, es algo básico que parecería obvio. Es colocar al centro a las personas, verlas con dignidad, acompañarlas, ponerse al lado de ellas en el proceso en el que están. El acompañamiento psicosocial es descolocar un trauma individual, con la historia personal, en un trauma social. Es decir, grandes violencias como las que estamos viviendo tienen un impacto en nosotros, en los otros que somos nosotros”.

Detalló que ante casos de desaparición forzada lo primero que se desvanece en las víctimas o sus familiares es la seguridad y la confianza donde todo aquel que no se conoce es un enemigo, lo que complica la labor del psicólogo social, quien debe buscar estrategias  involucrándose con sus casos para ganarse su confianza.

En el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, narró que el Grupo Independiente de Expertos Internacionales emitió una recomendación para que se levantara una evaluación de impacto psicosocial a diferentes grupos de víctimas de esos atentados: De los estudiantes heridos y sus familias, de los familiares de estudiantes desaparecidos y de los estudiantes sobrevivientes.

Tras esta recomendación, psicólogos sociales unidos en colectivos trabajaron con familiares y niños sobre lo que ellos creían que estaba pasando y qué es lo que había cambiado en ellos y en sus familias tras los hechos.

El informe de este trabajo de intervención se presentó en marzo del presente año, mismo que tuvo como marco teórico el Enfoque Psicosocial que trata de dar respuesta a situaciones de “horror”.

No se forman categorías hasta después de escuchar y permitirles a los otros hablar, para acercarse a su dolor, hacer fuerza y hacer colectivo, dijo.

En el caso del sismo del 19 de Septiembre de 2017 describió que como sociedad civil organizada fue convocada a participar en un colectivo apoyando desde un enfoque psicosocial y con acompañamiento a los sobrevivientes del temblor, para lo cual tuvieron que pasar algunos días para que se estableciera la confianza y tras ello, poder hacer vínculo con otros profesionistas y organizaciones de derechos humanos entendiendo la necesidad de articular esfuerzos “como en respuesta de resistencia frente a lo que estaba pasando y con el único objetivo de saber qué pasaba con los familiares”.

Frente a la organización lograda, dijo, el Estado tuvo la oportunidad de reivindicarse ante la falta de información y la organización alcanzada por las víctimas haciendo un cerco informativo confiable.

Los alumnos participaron externando su inquietud de comprometerse a esta rama de la Psicología.

A T EN T A M E N T E

“Piensa y Trabaja”

Guadalajara, Jal., a 20 de Septiembre de 2018

 

Texto Nelda Judith Anzar

Fotografía: Fryda Villa Alejandre