El embarazo en adolescentes no sólo es un problema de salud pública, es una falta de respeto a los propios derechos humanos: Muñoz Valle

Tiene lugar en Ciencias de la Salud el 9no. Curso por el Día Mundial para la Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes

A pesar de las estrategias puestas en marcha en el mundo para reducir los embarazos no planificados, su incidencia sigue siendo alarmante, consideró el rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), Dr. José Francisco Muñoz Valle al referir que se registran 16 millones de nacimientos derivados de mujeres durante la etapa de la adolescencia.

En este contexto dijo, México se sitúa en el primer lugar por el número de embarazos en adolescentes de entre los países miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) por lo que enfatizó la importancia de que los jóvenes estén bien informados sobre los diferentes métodos disponibles y se capaciten en su uso correcto.

El rector del CUCS, destacó que las muertes relacionadas con el embarazo también son comunes en este grupo de edad, además de que un embarazo no planeado y a temprana edad  es un generador de pobreza, de violencia familiar, de abandono escolar y de una inserción precaria al mercado laboral.

Es por lo anterior, que consideró que este fenómeno no es sólo un problema de salud pública, sino una afrenta a los derechos humanos debido a sus severas repercusiones sociales, por lo que su abordaje no debe ser solo competencia del sector salud, sino también del sector educativo y del sector social.

“Jóvenes les insisto a reflexionar que un embarazo se trata de un tema de proyecto de vida, educación y salud pero sobre todo, de respeto a sus derechos humanos, a su libertad y a su desarrollo como personas. Invito a todos a que nos involucremos de manera importante en este curso el cual es altamente importante, y bueno hay que disfrutarlo, hay que aprender y hay que seguir aprendiendo. Los que en un momento determinado comenten que ya lo saben todo, desde ese momento significa que ya dejaron de aprender.”

Al participar en el acto inaugural de 9no.Curso por el Día Mundial para la Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes que organizó el Departamento Reproducción Humana, Crecimiento y Desarrollo Infantil del CUCS, Muñoz Valle enfatizó que este curso tiene el propósito de fortalecer las estrategias y los programas nacionales para brindar educación sexual y reproductiva a los jóvenes.

“Esto es un punto muy importante que si bien lo estamos haciendo desde hace más de 9 años, creo que es muy importante poderlo extender a un proyecto que pueda ampliarse a todas las preparatorias de la red universitaria y sería muy importante poder dar toda esta información relevante para todos ustedes y a los jóvenes en general”.

Para dimensionar el problema, el Dr. Héctor Raúl Pérez Gómez señaló al hacer uso de la voz que,  en países de ingresos bajos como México se registra una tasa de 77 nacimientos por cada 1000 jóvenes de entre 15 y 19 años de edad.

“Es una cifra verdaderamente alta si consideramos que el promedio de la OCDE es entre 10 y 15 nacimientos en este grupo de edad. Fueron 16 millones de jóvenes entre 15 y 19 años y aproximadamente 1 millón de niñas menores de 15 años dan a luz cada año en países con ingresos medianos a bajos”.

Tras señalar que la mortalidad es significativamente más alta en niñas o adolescentes embarazadas, así como en sus bebés que en mujeres de entre 20 y30 años de edad, el director de la División de Disciplinas Clínicas de este núcleo universitario añadió que existe una íntima relación entre un embarazo adolescente y las enfermedades de transmisión sexual, de las cuales, la sífilis, gonorrea por neisseria y VPH registran un incremento alarmante en nuestro medio.

Al dictar la conferencia “Repercusiones emocionales y sociales del embarazo no planificado en adolescentes”, la jefa del Departamento de Reproducción Humana, Crecimiento y Desarrollo Infantil, Dra. Norma Argelia Quezada Figueroa puntualizó que un adolescente no es adulto hasta que logra la independencia económica de sus padres o tutores, por lo que embarazarse mientras esto no ocurra, conlleva a  perder oportunidades.

Lamentó que aún existan centros de salud que representen un obstáculo para que los adolescentes se acerquen a pedir consejería o la dotación de algún método anticonceptivo debido al “asedio de los interrogatorios” .

“En Jalisco todavía hay centros de salud que se pueden convertir en obstáculos para compartir estar información a los jóvenes”.

Lamentó que el inicio la vida sexual activa en el presente, ocurra a edades cada vez más tempranas, registrándose incluso a los 10 años de edad, cuando se cursa el 4to. grado de primaria. Sin embargo, lamentó que la educación sexual a esta edad sea rechazada por los padres.

Describió que algunos de los predisponentes a presentar un embarazo durante la adolescencia son: noviazgo a los 12 años; deserción escolar; pobreza; que la madre y/o la abuela hayan sido madres adolescentes; no tener apoyo social; percepción cultural del embarazo adolescente como "normal”; percibir un mejor futuro estando embarazas con su pareja y no emplear métodos anticonceptivos por la creencia “a mí no me va a pasar”.

Al mismo tiempo, dijo que los riesgos fisiológicos que se presentan son: enfermedades obstétricas, ruptura de membranas, infecciones, inadaptación a los cambios hormonales,  prematurez del recién nacido, problemas en su desarrollo y hasta retraso mental, entre otros.

Los problemas psicológicos que presentan estas madres van desde depresión; problemas familiares y de pareja, violencia física y psicológica, intentos de suicidio, inadaptación a los cambios psicológicos, trastornos de personalidad, rechazo al recién nacido y drogadicción el muchos de los casos.

A t e n t a m e n t e

“Piensa y Trabaja”

Guadalajara, Jal, a 18 de septiembre de 2019

 

Texto: Nelda Judith Anzar y José Cruz Armas

Fotografía: Fryda Villa Alejandre