El COVID-19 ocupa hoy en México la primera causa de muerte materna

La cifra reciente de muertes maternas cambió a razón de 45 por ciento, lo que significa un retroceso de 10 años

El COVID-19 se ha colocado como la primera causa de mortalidad materna en México con base en datos preliminares al 18 de octubre de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, reveló la representante del Observatorio de Mortalidad Materna en México, Mtra. Hilda E. Argüello Avendaño al participar en el Seminario Internacional de Salud que organiza el Departamento de Salud Pública del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y la Universidad de Madrid, que en esta ocasión llevó el título “Salud y mortalidad materna en tiempos de COVID-19”.

“Hasta el 18 octubre de 2020, se habían registrado 763 muertes maternas según datos preliminares de la Secretaría de Salud, solo en 43, es decir en el 5.6 ha sido por búsqueda intencionada”.

Aseveró que el  COVID-19 ha cobrado la vida de más mujeres embarazadas comparando las registradas con las reportadas el año pasado en la misma fecha. Es decir, actualmente las muertes maternas superan en 31.3 por ciento a las ocurridas el año anterior para el mismo período.

“Aquí podemos ver que el año pasado teníamos para este momento 586 contra 763 que tenemos ahora. Es decir, 177 muertes maternas más en 2020 que las que teníamos en 2019 y desafortunadamente se podrían mencionar más porque no ha terminado el año”.

Es importante señalar, dijo,  que actualmente el COVID-19 está superando como causa de muerte a las hemorragias que ahora se convirtieron en la segunda causa, seguida de los trastornos hipertensivos que están ocupando el tercer lugar.

Argüelles Avendaño, añadió que es el grupo de 25 a 34 años el más afectado por la muerte materna asociada a COVID-19, las cuales ocurren principalmente en hospitales de la Secretaría de Salud y del IMSS.

“Es importante señalar que un 33 por ciento de las fallecidas por COVID-19 estuvieron en una unidad de cuidados intensivos y que el 30 por ciento de ellas, estuvo intubada. Entonces vemos que hay complicaciones graves en una tercera parte de estas mujeres que fallecieron”.

Los momentos de mayor riesgo durante la gestación es en el tercer  trimestre del embarazo seguido del puerperio, lo que debería servir para identificar a las mujeres en mayor riesgo de morir por COVID-19, dado que además de la edad y el momento de la gestación, se encontró que la obesidad está presente en el 17.8 por ciento de los casos, así como diabetes e hipertensión en el segundo y tercer sitio, señaló la ponente.

El Mtro. Francisco Gómez Guillén, también integrante del Observatorio Nacional de Muerte Materna expuso  por su parte, que en 2020 la cifra de muertes maternas cambió a una razón de 45 por ciento, lo que significa un retroceso de 10 años, lo que es un indicador preocupante.

“Hoy en día se registran 45 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos, en tanto que la misma razón en 2010 era de 44.1”.

Al realizar un análisis de las personas infectadas por el SARS-CoV-2, se detectó había en el país un total de 6,761emabarazdas y puérperas (mujeres tras el parto) confirmadas a COVID-19.

La representante del Observatorio Nacional de Mortalidad materna, remarcó que desde que terminó la Jornada Nacional de Sana Distancia, la cifra de embarazadas confirmadas y sospechosas a COVID-19 se incrementó de manera importante para alcanzar un 511.9 por ciento.

Las entidades con más casos de embarazadas con COVID eran hasta la fecha en cuestión: en primer lugar la Ciudad de México con 845; le sigue el Estado de México con 459; Nuevo León con 454; seguidos por Tabasco Guanajuato, San Luis Potosí y Veracruz.

Ambos integrantes del Observatorio de Mortalidad Materna en México, alertaron que las muertes maternas en la población indígena no son contabilizadas de manera adecuada, incluso hay un sub registro de hasta el doble de las reportadas.

En síntesis, el Observatorio Nacional de Mortalidad Materna recomienda a las entidades identificar y atender os aspectos prioritarios para la atención materna y neonatal, impulsar la atención del parto eutócico y la lactancia materia, promover las unidades médicas a las que las mujeres embarazadas pueden acudir y una campaña de información obre signos y síntomas de emergencia obstétrica e informar que el tercer trimestre y el puerperio son los periodos de riesgo para COVID-19 entre los 25 y 35 años de edad. Así también sugiere identificar la necesidad de recursos humanos, involucrar el primer nivel de atención para estabilizar y/o referir las emergencias obstétricas y contar con un plan o estrategia con compromisos de los diferentes niveles de gobierno para la reducción de la mortalidad materna, entre otras.

En acto seguido, hizo uso de la voz durante el Seminario, la Dr. Mariana Montaño Sosa quien expuso las experiencias de intervención para la disminución de la mortalidad materna en comunidades del estado de Chiapas por la organización internacional Compañeros en Salud.

A t e n t a m e n t e

“Piensa y Trabaja”

“Año de la Transición Energética en la Universidad de Guadalajara”

Guadalajara, Jal, a 09 de Noviembre de 2020

 

Texto: Nelda Judith Anzar

Fotografía: Cortesía