Continúa Ciencias de la Salud promoviendo la cultura de la paz entre la comunidad de este Centro Universitario

Con apoyo de la Defensoría de los Derechos Universitarios se impartió la conferencia “La cultura de la paz, sus fundamentos y propuestas”

Con el objeto de dar a conocer las principales características de la cultura de la paz y cómo implementarla en instituciones de educación superior, tuvo lugar en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud la conferencia magistral “La cultura de la paz, sus fundamentos y propuestas”, que se organizó en coordinación con la Defensoría de los Derechos Universitarios de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

En su mensaje inaugural, el rector del CUCS, Dr. José Francisco Muñoz Valle, puntualizo que la paz se considera un conjunto de valores actitudes y modos de comportamiento que promueven la solución pacífica del conflicto y la búsqueda del entendimiento mutuo.

Explicó que la paz es un modo de vivir juntos y que se requiere la participación sincera de los involucrados, es por ello que hizo un exhorto a la comunidad de este Centro para hacer propio este mensaje y compartirlo con la sociedad, sobre todo, tomando en cuenta que son los jóvenes los principales impulsores del respeto y de la paz.

“Como comunidad académica tenemos el compromiso moral y social de ser ejes en el desarrollo de esa cultura, es por ello que los invito a sumarnos a este movimiento mundial, del cual dentro de la universidad Guadalajara, el CUCS es pionero pronunciándose en pro de la paz y de la cero tolerancia al acoso y hostigamiento”.

El rector de este núcleo universitario, expuso que el concepto Cultura de la Paz data desde la creación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1945 y se impulsó con mayor fuerza en 1989 en el mundo.

“Aunque la expresión “Cultura de la paz” se formó en 1989 esa cultura ya existía desde antes. Prueba de ello, la creación de la UNESCO en 1945, la cual tiene como misión construir la paz y seguridad entre las naciones a través de la educación, la ciencia y la cultura, para promover el respeto universal por la justicia, el estado de derecho, los derechos humanos y las libertades fundamentales que se afirman para los pueblos del mundo”.

Por su parte, el titular de la Defensoría de los Derechos Universitarios, Dr. Dante Haro Reyes afirmó citando a Ghanhi que, no hay camino para la paz, la paz es el camino. Esto, al elogiar que este Centro Universitario esté realizando acciones a favor de la promoción de la cultura de la paz, tales como la campaña CUCS Respeta y conferencias como ésta.

“El día de hoy nuestro ponente el maestro Alberto López que va comentarnos cuestiones muy significativas,  sobre todo el comité de CUCS Respeta que ha trabajado de manera muy por este camino”.

En su turno, el ponente Mtro. Alberto Guillermo López Ruiz inició su disertación afirmando que la cultura de la paz es intrínseca a cada persona, toda vez que no la implementarán los políticos ni ningún ente o entidad externa. Para dejarlo en claro expuso las diferencias entre los conceptos de violencia y paz, así como entre cultura de la violencia y cultura de la paz.

Externó que por violencia se entiende todo aquello que siendo evitable, impide u obstaculiza el desarrollo de cualquier ser humano, como la negación de necesidades básicas o la privación de los derechos fundamentales. En tanto, el concepto de paz, dijo, inicia en la religión al promover el amor, la fraternidad y la fe. Proviene del latín pax, que significa acuerdo y, en otras culturas, armonía.

Expuso que la cultura de la violencia está centrada en fenómenos como el patriarcado y el machismo, el poder o dominio, en usar la violencia física o psicológica para resolver conflictos, en ideologías exclusivistas, en el fascismo, apatía ciudadana y pereza intelectual, entre otras.

Expuso el círculo budista que conduce a la violencia y que parte de la pereza, para pasar por la ignorancia, seguida del miedo y del odio, hasta llegar a la violencia para volver a enfrentarse con la pereza.

“En la actualidad México es receptor de varios migrantes, un grupo de población se opone a la recepción de los migrantes, desconocen el origen de las migraciones y hay poco o nada de interés en entenderlo, por lo que la ignorancia al tema les provoca miedo u odio hacia las personas migrantes, lo cual puede desembocar en violencia a este grupo de migrantes. Y se repite el ciclo”.

Por otra parte, señaló que la cultura de la paz es aquella en la que las diferencias y conflictos se manejan de manera creativa y en la que las personas se escuchan entre sí, pero lamentó que el concepto esté siendo “manoseado” y deformado por los políticos y gobernantes, pseudocientíficos, falsos intelectuales y hasta por influencers de redes sociales. Por lo tanto, recomendó:

“Educar en y para resolver los conflictos. Ser críticos de nuestra realidad, ser escépticos de la información de la realidad que muestran los medios de comunicación y ser disidente con las injusticias sociales que provoca la violencia”.

A t e n t a m e n t e

“Piensa y Trabaja”

Guadalajara, Jal., a 25 de septiembre de 2019

 

Texto Nelda Judith Anzar y José Cruz Armas

Fotografía Fryda Villa Alejandre