Ciencias de la Salud es sede del Programa Universitarios y VIH-Sida

De manera gratuita se imparten talleres, se distribuyen folletos informativos, se realiza la prueba de detección y se regalan condones

Desde el año 2001 entró en operaciones en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) el Programa Universitarios y VIH-Sida, mismo que se lleva de la mano con el Consejo Estatal para la Prevención del Sida (COESIDA), toda vez que el Centro Universitario forma parte del Consejo que lo integra, informó la coordinadora del Programa Patricia Ortega Medellín, quien detalló que el objetivo es ofrecer prevención primaria y secundaria a la comunidad universitaria.

La también profesora del CUCS, añadió que con apoyo de prestadores de servicio social y practicantes de Psicología Educativa, se imparten -en lo relativo a prevención primaria- talleres preventivos, al tiempo que se distribuyen folletos informativos y condones. No obstante, a partir de mayo de 2011 el Programa comenzó a aplicar entre la comunidad universitaria pruebas rápidas de detección de VIH-Sida.

“Se ofrecen talleres de información básica para la prevención, distribución de condones y de folletos con información también para la cuestión de derechos sexuales y reproductivos, prevención de infecciones de transmisión sexual, concretamente VIH y aplicamos pruebas de detección de manera gratuita aquí en el Centro Universitario”.

La especialista, señaló que para tal fin se cuenta con un módulo itinerante que se instala durante dos horas por turno en diferentes espacios del CUCS, sobre todo en aquellos de más afluencia de estudiantes, por lo que no es raro verlos en los corredores afuera de los salones, en áreas peatonales y en las confluencias de los jardines del Centro Universitario.

Tras puntualizar que el Programa Universitarios y VIH-Sida también se comparte con la Universidad Tecnológica de Guadalajara (UTG), Ortega Medellín detalló que los talleres se ofrecen a los alumnos que así lo solicitan y se buscan horarios libres o que no haya asistido el maestro.

Así, el Programa imparte alrededor de 6 talleres por semestre en diferentes grupos de diferentes carreras, se reparten cerca de 7 mil condones al año y se realizan un promedio de 100 pruebas rápidas de detección anuales.  De mayo de 2011 a octubre de 2016, han resultado reactivas sólo cuatro pruebas, a quienes se les ha brindado prevención secundaria a fin de disminuir el daño.

“Hay veces que las personas vienen a hacerse la prueba porque tuvieron alguna práctica de riesgo, es decir, tuvieron una relación sexual sin protección, se hicieron algún tipo de perforación, tatuaje, transfusión o son usuarios de drogas inyectables, o tienen alguna condición de riesgo, entonces vienen a hacerse una prueba y lo que pretendemos es que la persona se sensibilice sobre la importancia de protegerse y mantenerse libre del virus”.

Detalló que cuando la persona obtiene un resultado positivo, se le vuelve a aplicar la prueba rápida para que, en caso de resultar también reactiva, se le canalice al Laboratorio Estatal de la Secretaría de Salud para que le realicen la prueba confirmatoria como marca el protocolo establecido, después de lo cual la envían a Hospital Civil a fin de que se le incluya en el protocolo de tratamiento.

“Hay una intencionalidad de todas las personas que estamos trabajando el tema de VIH, de hacer más sensibles a las personas a hacerse una detección, porque si bien hay tratamientos que están resultando sumamente efectivos, que tienen cada vez menos efectos secundarios, si se detecta antes que la persona entre en síntomas o antes de que entren a fase Sida, es muy prometedor el tratamiento”.

Y es que, lamentó que las personas no tienen aún la consciencia de la detección temprana, por lo que lamentó que el diagnóstico siga dándose en etapas tardías, resultando más difícil asegurar el tratamiento  y garantizar llegar a ser asintomático.

Añadió que en coordinación con la asociación denominada Mesón de la Misericordia Divina, A.C., se están recorriendo algunos centros universitarios temáticos y regionales a fin de llevar los mensajes preventivos y realizar pruebas de detección, Esta actividad se realiza a petición de parte, siendo CUSur, CUValles, CULagos, así como CUCSH, CUCEA y CUAAD los que ya han recibido la visita. Además, el Mesón también apoya en brindar acompañamiento  a los estudiantes que resultan reactivos durante la prueba confirmatoria y en su caso, durante su tratamiento en el Hospital Civil.

La profesora del CUCS añadió que como un servicio adicional, también se apoya a los alumnos de las carreras de medicina, psicología o enfermería que lo solicitan con asesoría y materiales didácticos para su clase de sexualidad o planificación familiar.

Añadió que por su parte, el Departamento de Enfermería para la Atención, Desarrollo y Preservación de la Salud Comunitaria, que coordina la Dra. Ma. Del Refugio Cabral de la Torre, también ofrece a los estudiantes del CUCS la prueba rápida de detección de VIH, para lo cual se complementan, así como con las acciones que de manera similar realiza el Departamento de Microbiología.

Tras esta labor preventiva, la especialista lamento que la estadística de la enfermedad va en aumento, por lo que se pronunció por intensificar la detección oportuna del padecimiento con el fin de someter tempranamente a tratamiento a los casos  reactivos confirmados “para entonces sí detener el avance de la enfermedad”.

http://www.udg.mx/es/servicios/catalogo/programa-universitarios-y-vihsida

 

http://www.cucs.udg.mx/serviciosacademicos/catalogo/servicio.php?Id=33

A T E N T A M E N T E

“Piensa y Trabaja”

Guadalajara, Jal., a 13 de Marzo de 2017

 

Texto: Nelda Judith Anzar

Fotografía: Programa Universitarios y VIH-Sida. Cortesía