Asesinatos en el AMG se concentran en 417 colonias

Se encuentran ubicadas en inmediaciones de asentamientos con alta marginación

Los asesinatos cometidos en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) se concentran en 24 por ciento de las colonias y, contrariamente a lo que se cree, no se suscitan en asentamientos de alta marginación, sino en sus colindancias, señalaron especialistas de la Universidad de Guadalajara (UdeG) que realizaron el estudio “Geografía del homicidio en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG): análisis comparativo entre 2013 y 2018”.

 

El maestro Antonio Reyna Sevilla, alumno del doctorado en Ciencias de la Salud Pública, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), especificó que el total de homicidios de la urbe en 2018 se registró en 417 colonias (24.3 por ciento), de acuerdo con el conteo que realizaron con base en lo que publican los medios de comunicación.

 

“Se identificó un patrón espacial concentrado; es decir, se trata de un número relativamente reducido de colonias (y extensión territorial) donde se requiere focalizar la atención en términos de prevención y reducción de homicidios”, apuntó Reyna Sevilla.

 

Las colonias con mayor número de homicidios son: Francisco I. Madero (31 casos), Nueva Santa María (20 casos), El Vergel y Las Juntas (13 casos), de San Pedro Tlaquepaque; en Guadalajara: las colonias Oblatos y Heliodoro Hernández Loza (11 y 8 casos), respectivamente; y en Zapopan la colonia Constitución registró 10 casos.

 

En cinco años, los asesinatos se incrementaron prácticamente al doble, ya que en 2013 hubo 465 casos y en 2018 fueron 988 registros.

 

La mayor incidencia se registró en la zona fronteriza entre Guadalajara y Tlaquepaque, en el Sur del AMG; además, en los límites de Guadalajara, en su confluencia con Tonalá. Consideraron que éstas son las zonas que deberían de atenderse de forma prioritaria con estrategias de prevención.

 

“No necesariamente en el municipio más marginado está el homicidio, pero hay una contigüidad. Esa contigüidad, esa cercanía –entre colonia– es lo que hace compartir esa serie de condiciones”, señaló el profesor investigador del Departamento de Ciencias Sociales del CUCS, doctor Guillermo Julián González Pérez.

 

Los homicidios no son un problema sólo de seguridad, declaró González Pérez, sino también de salud pública. Indicó que es la primera causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años, y la tercera causa de muerte de hombres en México.

 

“Esto no sólo es un problema policiaco. Es un problema también de condiciones de vida, de impunidad. Para estudiar qué pasa con los homicidios, debemos tener varias facetas de análisis y esos ámbitos tienen que ver con un análisis de cada caso, con las políticas que se desarrollen de prevención y con la mejora de las condiciones de vida de la gente. Y eso no cambia de un día para otro”, añadió González Pérez.

 

Si bien existen otros delitos que afectan a la vida de las personas, como el asalto o el robo a casa habitación o vehículos, el tomar a los asesinatos como indicador para identificar zonas que urge intervenir es adecuado, ya que se habla de la vida de las personas y de remediar tanto un problema de seguridad como de salud pública.

 

La versión final de este estudio está por publicarse en revistas académicas especializadas.

 

 

A t e n t a me n t e

"Piensa y Trabaja"

Guadalajara, Jalisco, 5 de marzo de 2019

 

Texto: Julio Ríos

Fotografía: Abraham Aréchiga